Kim Kardashian

Showbiz

Antes de que Instagram llegara a su vida y le permitiera dar rienda suelta a su pasión por los selfies, Twitter era la red social favorita de Kim Kardashian, que a lo largo de la última década ha utilizado esa plataforma para promocionar el reality familiar, arremeter contra sus enemigos -en 2016 inició una campaña de descrédito contra Taylor Swift tildándola de serpiente- y salir en defensa de su marido Kanye West cuando ha considerado que estaba siendo injustamente atacado.

Curiosamente su andadura en el servicio de microblogging comenzó de la manera más mundana posible: con uno de esos mensajes con que las celebridades recuerdan a sus fans que no confíen en las cuentas no verificadas que pertenecen a impostores.

Publicidad

"Recuerdo el día que me registré en Twitter. Resulta una locura echar la vista atrás", ha desvelado ella ahora para compartir con sus 30 millones de seguidores su debut en esas lides, que se produjo el 21 de marzo de 2009."Hola chicos, ¡soy Kim Kardashian! Por fin me he apuntado a Twitter. Solo para que lo sepáis, hay unas cuantas cuentas falsas. Esta es la mía".

En la actualidad, su poder llega a tal límite que el año pasado estuvo a punto de convencer al mismísimo fundador de la compañía, Jack Dorsey, de que incluyera el botón para editar tuits que tanto tiempo llevan pidiéndole los usuarios.

A Kim le bastó con invitarle al cumpleaños del rapero para estar a punto de hacer historia en la esfera virtual, pero desgraciadamente a principios de este año Dorsey reconoció que añadir esa función no entraba en sus planes inmediatos.

Publicidad