Aaron Paul

Showbiz

En una época en la que todavía no había asimilado por completo la popularidad planetaria que le estaba reportando la serie "Breaking Bad", de la que ahora se acaba de estrenar una secuela en forma de película, el actor Aaron Paul protagonizó un inesperado encuentro "aleatorio" con dos de las estrellas de la música más rutilantes del momento y en medio de un garaje en la ciudad de París.

Como ha explicado el propio intérprete estadounidense a su paso por el programa de Jonathan Ross, del canal británico ITV, estas dos celebridades eran nada menos que el rapero Drake y la cantante Rihanna, de la que Aaron no ha dudado en reconocer que era su "amor platónico" y, por tanto, que jamás olvidará el entusiasta beso que esta le plantó en la mejilla antes de que pudieran intercambiar siquiera palabra.

Publicidad

"La primera vez que vi a Drake fue algo aleatorio que ocurrió en este parking de París. Me bajé del coche, empecé a andar y de repente escuché a Drake gritar mi nombre. Me giré y me quedé de piedra: 'Oh, es Drake'. Por si fuera poco, me dice que Rihanna llegará en cualquier momento... Rihanna, mi amor platónico, uno de los ídolos con los que siempre estuve obsesionado", empezó a relatar el intérprete en su conversación.

Solo unos minutos después de que procesara semejante información, otro vehículo de gran envergadura y con las lunas tintadas hizo acto de presencia en el mencionado aparcamiento.

De ese automóvil salió, sin necesidad de que el guardaespaldas de turno le abriera la puerta, la inconfundible estrella barbadense, quien reaccionó ante la presencia de Aaron Paul de una forma que este jamás habría imaginado.

"Y ahí llegó Rihanna, a quien no había visto nunca en persona y dentro de un enorme SUV. El coche se para, se abre la puerta desde dentro y veo a Rihanna pegar un salto y empezar a correr en dirección hacia mí. Claro, en ese momento me pregunto: '¿Hacia quién corre?'. Y solo asumí que sería hacia mí porque no tenía a nadie detrás. Se me lanza al cuello con un abrazo y me planta un beso en la mejilla, ¡y me dice que me quiere!", aseveró en la misma entrevista.

"De verdad que pensaba que estaba soñando, pero me hizo mucha ilusión. Le dije: '¡Oh Dios mío, yo también te quiero! Me contestó que necesitaría una prueba gráfica de nuestro encuentro, así que nos sacó un selfie y luego lo publicó en Instagram con el título: '¡Mi vida ya está completa, Pinkman para presidente!", manifestó orgulloso el intérprete, padre de una niña de dos años junto a su esposa Lauren Parsekian.

Publicidad