Miley Cyrus en una de las muchas fotos que ha compartido con Cody Simpsons en Instagram

Showbiz

El directo de Instagram que Miley Cyrus ha realizado este domingo pasará muy probablemente a la historia como una de sus intervenciones más polémicas en la red social.

En realidad, la cantante se ha limitado a mantener una conversación por videollamada con su novio Cody Simpsons -que actualmente se encuentra en Australia- acerca de la evolución de su sexualidad, compartiéndola con todos sus seguidores en tiempo real.

Publicidad

En comparación con algunas de las fotografías o vídeos que ha compartido en el pasado para intentar burlar la estricta política de la plataforma acerca de los desnudos, ese directo podría parecer en un principio incluso aburrido, pero lo verdaderamente interesante -y lo que le ha valido también un aluvión de críticas- es la temática de la charla y el mal lugar en que deja aparentemente a su exmarido Liam Hemsworth.

A lo largo de su intervención, la antigua estrella infantil ha confesado que hubo una época de su vida en que se aisló por completo del resto del mundo a nivel emocional y acabó dando por sentado que no le quedaba 'otro remedio' que mantener relaciones sentimentales solo con otras mujeres porque todos los hombres eran malvados.

"Siempre pensé que debía ser gay porque estaba convencida de que los chicos eran malvados, pero resulta que no es cierto", ha afirmado dejando claro que Cody -con quien confirmó su romance a principios de este mes de octubre- ha sido el responsable de hacerle cambiar de opinión.

"Ahí fuera hay buenas personas que da la casualidad de que tienen po**as. Yo solo me he topado con una en toda mi vida, y está participando en este directo", ha insistido para dar a entender que Liam no entraba en esa categoría."Hay hombres buenos en este mundo, no tiréis la toalla. No hace falta que os volváis gays, de verdad, hay gente muy buena que tiene po***s, solo tenéis que encontrarla", ha prometido a todos sus fans.

Publicidad