EEUU Famosos -  23 de octubre 2019 - 12:31hs

Sharon Osbourne teme acabar como un "cíclope" cada vez que recurre a la cirugía plástica

Puede que la estrella televisiva Sharon Osbourne, mánager también de su marido, el roquero Ozzy Osbourne, se haya sometido con bastante éxito a un sinfín de operaciones estéticas a lo largo de las últimas décadas, pero eso no significa que la carismática celebridad haya bajado la guardia o se encuentre totalmente relajada cada vez que se dispone a entrar en el quirófano, consciente como es de que estas intervenciones siempre entrañan un riesgo por mínimo que este sea.

"Es que puedes despertarte un día y acabar pareciendo un cíclope... Quiero decir, nunca se sabe qué va a ocurrir. Por lo general he tenido suerte, pero una vez me pasó que me hicieron un 'lifting' en los labios y durante la primera semana después del procedimiento no podía sentir la boca. Sinceramente, ahora mismo prácticamente tampoco la siento", ha revelado a su paso por el nuevo "talk-show" de la cantante Kelly Clarkson.

"Un poco más tarde uno de los dos lados de la boca se me subió demasiado, ¡parecía Elvis! Los niños y Ozzy no paraban de preguntarme: '¿Por qué me pones esa mueca de desaprobación?'. Y no estaba haciendo eso, en realidad no estaba haciendo absolutamente nada", ha añadido con el mismo tono de preocupación que sin duda le invadió en esos momentos tan dramáticos.

Al margen de los altos niveles de profesionalidad y competencia de los médicos a los que, por regla general, ha acudido Sharon Osbourne para tratar de prevenir o eliminar los estragos derivados del inexorable paso del tiempo, lo cierto es que ella misma se quejaba recientemente de lo difícil que le resultaba últimamente conseguir un "buen lifting facial".

"¿Sabes lo que pasa? Se ha vuelto tan popular entre hombres y mujeres, que ahora ya no hay suficientes cirujanos buenos para tanta demanda. Las listas de espera son cada vez mayores, y hay gente que o quiere hacerse demasiadas cosas o tiene mucha prisa y opta por lo más sencillo. Y estas cosas no funcionan así", explicaba la incombustible estrella de 67 años.