LONDRES Famosos -  28 de mayo 2020 - 09:24hs

La curiosa razón por la que el príncipe Guillermo no usa lentes de contacto en público

El nieto de Isabel II prefiere no ver con claridad a las personas que tiene delante cuando realiza algún tipo de discurso porque no distinguir sus rostros le ayuda a mantener la calma

Aunque todavía no haya llegado al nivel de su padre, el príncipe Carlos, o de su tía, la princesa Ana, que acuden cada uno a más de quinientos actos al año, no cabe duda de que a estas alturas de su vida el príncipe Guillermo cuenta con una dilatada experiencia hablando en público gracias a su labor institucional en representación de la monarquía.

Sin embargo, hubo una época en que el nieto de Isabel II se ponía muy nervioso de cara a sus apariciones públicas, especialmente si se esperaba de él que dijera algunas palabras.

"Siempre quieres que salga todo bien, y no meter la pata porque hay mucha gente pendiente de lo que vas a decir y además puedes ver a algunas personas justo delante tuyo", ha confesado en el documental 'Football, Prince William and our Mental Health'.

Eventualmente empezó a ser capaz de relajarse y, en retrospectiva, lo asocia a un curioso detalle: el deterioro de su vista, que le permitía engañarse a sí mismo fingiendo que no había un sinfín de personas mirándole fijamente.

"Comencé a ver cada vez peor con la edad, y antes no usaba nunca lentes de contacto cuando estaba trabajando, así que cuando hablaba en público en realidad no podía distinguir a nadie. Me ayuda porque solo veo un montón de rostros borrosos y no puedes establecer contacto visual. A ver, puedo ver lo suficiente para leer los papeles que tengo delante y cosas así, pero no puedo ver con claridad toda la habitación. Eso es algo que me ayudó mucho a lidiar con mi ansiedad", ha explicado.

En esta nota: