Grimes y Elon Musk

SHOWBIZ

La relación sentimental de Elon Musk con la cantante Grimes parecía estar en la cuerda floja después de que el pasado fin de semana protagonizaran un tenso intercambio en Twitter: ella le suplicó que apagara su teléfono móvil y dejara de publicar mensajes aparentemente transfóbicos -uno de ellos rezaba "los pronombres son un asco", en referencia a las personas que prefieren pronombres de género neutros como 'they/them'- y él reaccionó dejando de seguirla durante varias horas en esa misma plataforma.

Sin embargo, la última entrevista que el fundador de Tesla ha concedido al periódico New York Times da a entender que siguen juntos y felices, en vista de las palabras que le ha dedicado a su novia.

Publicidad

"Es muy especial, eso desde luego. Es una de las personas más excepcionales que he conocido nunca", ha afirmado acerca de la artista.

A lo largo de esa conversación también ha hablado de su actual rutina tras la llegada al mundo de su primer hijo en común con Grimes, el pequeño X Æ A-XII, o más bien de lo poco que ha cambiado su día a día.

"Bueno, en realidad los bebés son unas máquinas de comer y hacer caca, ¿no es cierto?", se ha justificado, "Ahora mismo no hay mucho que yo pueda hacer, el rol de Grimes es mucho más importante que el mío. Cuando crezca un poco, habrá más que yo pueda hacer".

No cuesta demasiado imaginar que, como padre de cinco retoños -el mayor de los seis hijos que tuvo con su exmujer Justine Wilson falleció siendo un bebé-, Musk cuenta con experiencia de sobra lidiando con niños de todas las edades y tiene muy clara qué filosofía seguirá a la hora de educar al 'pequeño X', como ha apodado cariñosamente al benjamín de la familia.

"Creo que voy a hacer lo mismo que con mis otros hijos. Si tengo un viaje con Tesla a China, por ejemplo, me los llevo conmigo y vamos a visitar la Gran Muralla o montamos en el tren bala de Pequín a Xian para ver los guerreros de Terracota", ha adelantado.

Publicidad