Wolverhampton y Palace tropiezan tras bajas por COVID

AP

Wilfried Zaha no había faltado en cada uno de los últimos 59 partidos de Crystal Palace en la Liga Premier, remontándose a febrero de 2019.

Conor Coady no se perdió un solo minuto de los 84 partidos de Wolverhampton desde que regresó a la máxima división del fútbol inglés en 2018.

Publicidad

Ambos pilares no pudieron jugar el lunes, los dos confinados en sus residencias. Y el coronavirus terminó pasándole factura a sus equipos.

Sin Zaha, que dio positivo por COVID-19, el Palace fue un equipo sin pegada al perder 1-0 ante un Burnley que no había podido ganar en la liga esta temporada.

Publicidad

Los Wolves echaron de menos a Coady, en aislamiento tras descubrir que inadvertidamente había estado en contacto con alguien que dio positivo por el virus. Con el también marcador central Romain Saiss descartado por un contagio, el equipo de Nuno Espirito Santo salió con un bloque de cuatro defensores por primera vez desde 2017 — previo a la contratación del entrenador portugués — y sufrió para rescatar el empate 1-1 como local ante Southampton.

Los visitantes se adelantaron con el gol de Theo Walcott, el primero que anota en su segundo ciclo con el club de la costa del sur en donde debutó como profesional.

Pedro Neto salió de la banca y marcó a los 75 para que los Wolves se llevasen un punto.

El empate impidió a Southampton escalar al tercer lugar tras nueve partidos.

Tanto los Wolves como el Palace marchan a mitad de tabla. El primer triunfo de Burnley en la campaña les permitió salir de la zona de descenso.

Chris Wood anotó el gol del triunfo de Burnley a los ocho minutos al empalmar el pase de taco de su socio de ataque Jay Rodríguez para batir al arquero Vicente Guaita en el medio del área.

La ocasión fue generada tras un mal despeje del zaguero del Palace Cheikhou Kouyate, quien entregó el balón a los pies de Rodríguez.

Publicidad

Publicidad