Divertido, jocoso y con comida, qué más se podía pedir del gran estreno de Fuego vs. Fuego.