¡Qué susto! No hay nada más terrorífico que una mini monja endemoniada.