AFP

Akihiko Kondo se considera un hombre casado como cualquier otro. Pero su esposa es… un holograma.