AFP

Un migrante venezolano que fue asesinado en la ciudad de Cali, al suroeste de Colombia, completa diez días de velorio por voluntad de su familia y una comunidad religiosa, que esperan su "resurrección" tras recibir un supuesto mensaje divino.