Si hubiera que elegir el día más triste en la historia de la humanidad, el 6 de agosto de 1945 sería firme candidato. Ese día, a las ocho y cuarto de la mañana, una luz cegadora llenó el cielo de Hiroshima y un segundo después una ola de destrucción y muerte como nunca se había visto arrasó la ciudad japonesa.