La exposición a ruidos de gran intensidad es probablemente la causa más frecuente de esta afección, sin olvidar tampoco la música a gran volumen en espacios cerrados o el uso de auriculares a intensidad alta.