El entrenador del Barcelona, Pep Guardiola, se ha responsabilizado del fracaso de Zlatan Ibrahimovic en el conjunto azulgrana, al reconocer que no supo gestionar la adaptación del punta sueco.