"La última vez que se me olvidó cómo escribir un caracter lo busqué en el móvil para recordarlo", asegura Yin Mincheng, un chino universitario de 21 años. Su caso no es una excepción: cada vez más los jóvenes del gigante asiático olvidan los ideogramas de su lengua por el uso de las nuevas tecnologías.