Para Shakira, este nuevo trabajo de estudio supone el reflejo de un florecimiento creativo y emocional, que viene en un momento de su vida muy vibrante y luminoso.