Agencia AP

KARACHI, Pakistán (AP). Decenas de miles de manifestantes marcharon el domingo por la calles de la principal ciudad paquistaní para protestar en contra de cualquier posible cambio a las leyes antiblasfemia y para defender al acusado de asesinar a un gobernador provincial que se oponía a ellas.

La protesta de hasta 50.000 personas en el centro de Karachi fue una de las demostraciones más grandes de apoyo a las leyes, que indican que insultar al Islam es una ofensa capital.

Publicidad

La protesta fue organizada antes de que el gobernador de Punjab, Salman Tasser, muriera asesinado por un guardaespaldas suyo que apoya las leyes.

El político de la oposición Fazlur Tehman dijo a la multitud que Taseer "fue responsable de su propio asesinato" porque criticó la ley.

Publicidad

Publicidad

Publicidad