La fantasía de construir "una ciudad en el aire" inspiró al francés Gustave Eiffel en el diseño de la célebre torre que lleva su nombre y es uno de los temas de la muestra que se inauguró hoy a 57 metros sobre el suelo de París.