La creciente influencia de la población latina de EEUU, con más de 50 millones de personas, ha irrumpido en la batalla política con el reciente lanzamiento del primer anuncio electoral para 2012 en español por parte de los demócratas, titulado "En quien confiar".