Un grupo de mujeres comenzó a dejar su huella en el sector petrolero ecuatoriano, incluso en las plataformas de la Amazonía, tras superar las miradas de incredulidad de los cientos de hombres que las rodean y en algunos casos las discriminación.