La Policía española detuvo a 35 personas y se incautó de más de 11 toneladas de hachís, en lo que consideró una de las mayores operaciones contra el tráfico de esta droga en la península.