WASHINGTON Internacionales -  6 de abril 2013 - 13:17hs

Para los Hopi, sus máscaras "ayudan a encontrar la armonía en la Tierra"

WASHINGTON (AFP). Las máscaras ceremoniales de los Hopi, que una casa de remates francesa subastará próximamente, "no son objetos de arte para los Hopi sino objetos sagrados que ayudaron a nuestro pueblo a encontrar la armonía sobre la Tierra", afirma LeRoy Shingoitewa, presidente de la tribu amerindia.

Los "objetos que son puestos a subasta no son considerados arte por nuestro pueblo. Son sagrados, nos aportan armonía y nos benefician", declaró el dirigente de esta tribu de Arizona en el sureste de Estados Unidos, compuesta por unos 18.000 miembros, en una entrevista telefónica a la AFP.

En su primera intervención en un país extranjero, la tribu acaba de pedir a la casa de subastas Néret-Minet Tessier et Sarrou de París "detener la venta y restituirles" unas 70 máscaras que deben ser subastadas el 12 de abril.

Las "kachinas", estas magníficas máscaras de cuero, madera, decoradas con crines de caballo o pinturas, muy apreciadas por los coleccionistas, son utilizadas en sus ceremonias rituales.

Con forma de muñecas, estos objetos "se dan a los jóvenes, para su educación religiosa, a las niñas pequeñas, cuando crecen", afirma LeRoy Shingoitewa, que precisa que son igualmente sagradas para todos los pueblos de Arizona y de Nuevo México, los pueblos Zuni, Acoma y Laguna".

"Es como si entrase en una catedral, tomase una estatua de María y fuera a preguntar ¿Quién la compra?: los católicos estarían impactados", afirmó.

"Somos una pequeña tribu"

"Queremos saber quién es el propietario, cómo llegaron los objetos a Francia, por qué se los llevó, es muy importante para nosotros", añadió el dirigente hopi. El líder envió una carta a la casa de remates para "solicitar su cooperación" y demandó la representación diplomática estadounidense "para hacer intervenir al gobierno francés".

La casa de subastas por su parte indicó a la AFP que mantenía esta venta porque "estas máscaras fueron adquiridas de forma legal por un gran coleccionista francés" que vivió durante más de 30 años en Estados Unidos.

La tribu no asistirá a la subasta, porque no va a comprar los objetos: "no fueron creados para hacer dinero. Si lo hacemos, tendrá consecuencias, un poco como cuando un cristiano comete un pecado y debe pedir perdón a un cura", añade.

En Estados Unidos, tras la puesta en marcha en 1990 de la ley federal NAGPRA, que prohíbe el comercio de objetos de culto indígenas, los Hopi pudieron recuperar objetos sagrados que poseían museos estadounidenses, así como la osamenta de ancestros.

En el caso de las máscaras, "es difícil. Está relacionado con las leyes internacionales, con otro gobierno. Somos como una pequeña tribu", señala el dirigente.

Si ellos "tuvieran la decencia de retrasar un poco la venta, la tribu podría realizar su investigación. Estoy seguro de que encontraríamos un acuerdo amigable", añade el abogado de los Hopi, James Scarboro, de Denver.

Las galerías estadounidenses saben cómo lidiar con el problema. "Nosotros no vendemos "máscaras kachinas porque sabemos que es muy sensible religiosamente", señala Jim Haas, quien dirige el departamento de arte indio de la casa Bonhams en San Francisco.

Cerámicas, vasijas de barro, obras modernas, telas, pero no estas máscaras "por respeto y también por no desatar manifestaciones ante nuestras puertas", explica.

"Estados Unidos debe arreglárselas para que otros países no comercien con estos objetos sensibles", añade el galerista neoyorquino John Molloy.

"Tenemos confianza", concluye LeRoy Shingoitewa, "rezamos, esperamos desde el fondo del corazón que la casa de subasta tenga compasión y diga: 'Comprendemos, anulamos la venta y vamos a ayudar a devolver los objetos al pueblo Hopi'".

FUENTE: Agencia AFP

En esta nota: