La prostitución en China es ilegal y es perseguida por las autoridades, pero en las calles de Pekín existen varios locales de masajes que ofrecen otro tipo de servicios con "final feliz", algunas sentencias judiciales matizan la prohibición excluyendo estas prácticas.