La fuerte tormenta Xaver barría el norte de Europa este jueves, dejando tres personas muertas o desparecidas, causando problemas en el transporte y amenazando con provocar la mayor crecida del mar en décadas.