BOLIVIA Internacionales -  1 de abril 2014 - 13:12hs

Dos mineros mueren en choque con policía boliviana

Dos mineros fallecieron en choques con la policía el lunes en la noche cuando los agentes intentaron despejar una carretera que había sido bloqueada por los obreros en rechazo a una nueva ley minera, se informó el martes.

Las muertes enardecieron a los mineros que el martes reforzaron la toma de rutas armados de dinamita, informaron dirigentes a los manifestantes y testigos en contacto con radio Erbol.

"Vamos a masificar los bloqueos", dijo el dirigente minero Ricardo Díaz. La Paz estaba aislada del resto de las capitales.

Más temprano, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, anunció en rueda de prensa la suspensión del tratamiento de la polémica ley en la Asamblea Legislativa, pero el anuncio no calmó a los manifestantes.

"En aras del restablecimiento de la normalidad en el país y para evitar que se produzcan acciones violentas por parte de mineros, hemos decidido suspender el tratamiento de la ley", dijo.

La norma fue aprobada por los diputados el fin de semana y pasó al Senado para su ratificación.

Las protestas comenzaron el lunes y están lideradas por mineros independientes asociados a cooperativas que son manejadas por ellos mismos. Más de cien mil mineros laboran en esa condición.

Estos mineros que se benefician de exenciones tributarias exigen que la ley les permita asociarse a capitalistas privados o transnacionales lo que es rechazado por el gobierno.

El ministro de Minería Mario Virreira dijo que si se asocian a privados dejarían de ser cooperativas con vocación social y deberán pagar impuestos como lo hacen las mineras privadas.

Los mineros se enfrentaron a las fuerzas del orden con dinamita y la policía repelió con balines de goma y gas lacrimógeno, pero dirigentes de los manifestantes informaron que los dos mineros murieron por bala.

El ministro de Gobierno Carlos Romero informó el lunes en la noche que la policía no utilizó armas de fuego. Los dos fallecidos fueron llevados a un hospital de su localidad y no había un informe forense.