YEMEN Internacionales -  20 de abril 2014 - 13:57hs

Más de 40 muertos en ataques con drones contra Al Qaida en Yemen

Dos ataques con aviones sin piloto estadounidenses causaron el sábado y el domingo la muerte a más de 40 combatientes de Al Qaida, tras la difusión de un vídeo en el que su jefe prometía seguir con la guerra contra Occidente.

Diez miembros de la red extremista murieron el sábado en un primer ataque en la región central de Baida, según la agencia Saba, y más de 30 perecieron el domingo en un bombardeo masivo en la provincia de Abyan, en el sur del país, según un responsable tribal.

Este último ataque estaba dirigido contra un campamento de entrenamiento que fue impactado por "varios misiles", precisó ese responsable.

El campamento estaba situado, según él, en Wadi Ghadina, una zona montañosa de la provincia de Abyane, limítrofe con la provincia de Chabwa, dos zonas donde Al Qaida está fuertemente implantada. La zona bombardeada escapa al control del gobierno central.

"Más de 30 miembros de Al Qaida murieron y muchos otros resultaron heridos", declaró el responsable tribal.

La página internet del ministerio de Defensa, 26sep.net, indicó por su parte que el ataque estaba dirigido contra "campamentos de entrenamiento" de Al Qaida y que "varios elementos de la red, de diferentes nacionalidades", habían muerto.

Según los testigos, la mayoría de los heridos fueron evacuados por los miembros de la red que sobrevivieron a este ataque ejecutado probablemente por un drone estadounidense, único país en disponer de este tipo de aviones sin pilotos en la región.

En marzo, el presidente de Yemen, Abd Rabbo Hadi, había defendido la utilización de estos drones. "Estamos obligados a recurrir a los drones para limitar las actividades de Al Qaida y los movimientos de sus miembros", declaró.

El jefe de Estado, al tiempo que aplaudía la "excelente cooperación con Estados Unidos" en "la guerra contra Al Qaida", admitía sin embargo la existencia de "errores limitados" en una alusión a las víctimas colaterales.

Las organizaciones de derechos humanos han denunciado en varias ocasiones la muerte de civiles en este tipo de ataques.

Así, en el ataque del sábado, dirigido contra un vehículo utilizado por los miembros de la red en la provincia de Baida, murieron tres civiles, además de los 10 combatientes de Al Qaida.

El balance lo anunció la agencia Saba, la cual, al igual que los demás medios oficiales, no precisa quien llevó a cabo el ataque.

Unos hombres de Al Qaida cerraron los accesos al sector tras el ataque y retiraron los cuerpos de sus compañeros, según fuentes tribales de la región.

Precisaron que no había miembros destacados del movimiento entre los muertos.

Según el comunicado oficial, las víctimas eran "elementos peligrosos" que fomentaban "atentados" en la provincia de Baida y eran responsables del asesinato del vicegobernador de la provincia el pasado 15 de abril.

Pese a los repetidos golpes sufridos, la rama yemenita de Al Qaida es la más peligrosa y la más activa, según Estados Unidos.

En un reciente vídeo, el jefe de Al Qaida en la Península Arábiga, Naser al Wahichi, afirma que la "guerra contra los cruzados debe seguir en todo el mundo" en una clara alusión a los países occidentales que luchan contra la red extremista.