BAGDAD Internacionales - 

Predicador pide que no haya venganza contra suníes en Tikrit

Un prominente predicador suní de Irak pidió el viernes que las milicias chiíes que combaten junto con las fuerzas del gobierno contra los extremistas del grupo Estado Islámico en Tikrit no se venguen de los suníes en la ciudad natal de Saddam Hussein.

En su exhortación a las autoridades iraquíes, el jeque Abdul Sattar Abdul Jabbar citó versiones de que milicianos chiíes habían incendiado viviendas de suníes en la batalla para recuperar Tikrit de manos de los extremistas.

Abdul Jabbar dijo que si el gobierno no impedía las venganzas de las milicias chiíes, Irak volverá a desgarrarse por las tensiones sectarias, como las que arreciaron en lo peor de la guerra en 2006 y 2007.

"Pedimos que las palabras se traduzcan en acciones para castigar a quienes atacan casas en Tikrit", dijo el predicador durante el sermón del viernes en Bagdad. "Lamentamos que quienes actúen por venganza puedan suscitar la indignación tribal y agravar nuestros problemas sectarios".

Las fuerzas iraquíes entraron en Tikrit por primera vez el miércoles desde el norte y el sur. El viernes libraron intensas batallas para asegurar el vecindario norteño de Qadisiyya y dispararon con morteros y cohetes al centro de la ciudad, todavía en manos de los extremistas. Oficiales militares dijeron que esperan llegar al centro de la ciudad en dos a tres días.

Las milicias chiíes apoyadas por Irán han desempeñado un papel vital para reconquistar territorio capturado por el Estado Islámico, apoyando a militares y policías iraquíes. El general estadounidense Martin Dempsey dijo el miércoles que hasta 20.000 milicianos podrían estar involucrados en las operaciones en Tikrit.

El primer ministro Haider al-Abadi instó la semana pasada a sus fuerzas a proteger a los civiles y sus propiedades en las zonas liberadas y prometió que no se tolerará ninguna trasgresión. También pidió a los suníes que hayan combatido junto con Estado Islámico que abandonen su apoyo a los extremistas.

"Exhorto a quienes hayan sido engañados o que hayan cometido una equivocación que depongan sus armas y se unan al pueblo y a las fuerzas de seguridad para liberar sus ciudades", afirmó al-Abadi.

La organización Human Rights Watch dijo en un informe el 4 de marzo que documentó "numerosas" atrocidades contra civiles suníes por parte de las milicias progubernamentales y fuerzas de seguridad después que desalojaron a los extremistas de otras ciudades.