AP

Impresionantes imágenes de una tormenta de arena que formó una pared amarilla, llegando a cientos de metros en el cielo. Se cerró el Sol y rodó piedras hacia el centro de la ciudad de Golmud, provincia de Qinghai, noroeste de China.