Tikrit se retomará en "horas", según ministro iraquí

AP

Las fuerzas de seguridad iraquíes luchaban el miércoles con las últimas bolsas de resistencia de milicianos del grupo armado Estado Islámico en Tikrit, y se esperaba que tuvieran pleno control de la ciudad "en las próximas horas", afirmó el ministro iraquí del Interior.

Esas declaraciones se producían un día después de que las tropas iraquíes, con milicias chiíes que volvieron a unirse a los combates, avanzaran hasta el centro de la ciudad natal de Sadam Husein y ondearan la bandera iraquí sobre la sede del gobierno provincial de Salahuddin, y se desplegaran para tomar toda la ciudad.

Publicidad

El objetivo ahora es liberar Tikrit y restaurar la normalidad tan pronto como sea posible, señaló el ministro, Mohamed Salem al Ghaban. E

"Sólo quedan unas pocas bolsas de resistencia y en las próximas horas anunciaremos las buenas noticias de que estas bolsas de resistencia se han eliminado", dijo a la prensa desde el frente en Tikrit.

Publicidad

El gobierno ayudará a los vecinos desplazados a regresar y una unidad de defensa civil peinará la ciudad en busca de coches bomba y explosivos en los caminos, añadió.

"Después de despejar la zona de bombas camineras y coches bomba, reabriremos las comisarías para restaurar la normalidad en la ciudad, y formaremos comité para supervisar el regreso de personas desplazadas de sus hogares", explicó el ministro.

"Daesh está completamente derrotada", añadió, empleando el acrónimo en árabe para el grupo extremista.

La batalla por Tikrit estaba considerada como un paso clave con vistas a expulsar en algún momento a los milicianos de Mosul, la segunda ciudad más grande del país y que se encuentra más al norte. Los extremistas del grupo Estado Islámico tomaron ambas ciudades el verano pasado durante su ofensiva relámpago en el norte y el oeste de Irak.

Fuerzas iraquíes que abarcan ejército, policía federal, milicias chiíes y tribus suníes lanzaron el 2 de marzo una operación para recapturar Tikrit. EEUU realizó ataques aéreos sobre la disputada ciudad la semana pasada a petición del gobierno iraquí.

El miércoles, fuerzas de seguridad iraquíes dispararon contra francotiradores atrincherados en edificios altos y buscaron casas para capturar o matar a cualquier miliciano restante. Los soldados se desplegaron en círculos desde los calcinados restos del complejo de gobierno provincial de Salahuddin, capturado el día antes.

El fuego de morteros de los milicianos, intenso en los días previos, desapareció el martes, y comandantes iraquíes señalaron que sólo unos pocos francotiradores permanecían en la ciudad. Los oficiales hablaron bajo condición de anonimato para comentar las operaciones en curso.

Publicidad

Publicidad