EFE

Más de 15 años practicando exorcismos en Argentina y unas "1.200 batallas" libradas contra el demonio distinguen al obispo luterano Manuel Acuña, que presume de no haber sido "diplomático" frente a la "maldad y la inteligencia" para atormentar a los demás que, dice, definen a su adversario.