POLONIA Internacionales - 

Varsovia, abierta a acoger a residentes de origen polaco del este ucraniano

El Gobierno polaco estudia trasladar a su territorio a aquellas personas de origen polaco que en la actualidad viven en el este de Ucrania y desean huir del conflicto entre los separatistas prorrusos y el Ejecutivo de Kiev.

El ministerio polaco de Exteriores informó hoy de que ha enviado un grupo de trabajo al este de Ucrania para elaborar una lista de personas de origen polaco que deseen trasladarse a Polonia para empezar una nueva vida, como ya hicieron el pasado enero 178 ucranianos de ascendencia polaca.

La medida está dirigida a más de cien familias residentes en la ciudad de Maripol y en las comarcas cercanas de Novoazovsky, Volodarsky y Pershotravnevy, que ya han mostrado su interés en salir de Ucrania para escapar del conflicto.

La localidad de Maripol, controlada por las fuerzas leales a Kiev, se encuentra a pocos kilómetros de la autoproclamada república de Donetsk, el bastión de los rebeldes prorrusos.

El pasado enero las autoridades de Polonia ya repatriaron a 178 personas de origen polaco desde la región del Donbas, que tras un periodo de adaptación recibieron permisos para residir y trabajar legalmente en el país centroeuropeo.

El anuncio del ministerio de Exteriores polaco llega en plena campaña electoral para los comicios generales del día 25 y tras las críticas del principal partido de la oposición, la formación nacionalista Ley y Justicia, que ha acusado al Gobierno de no hacer nada por los ciudadanos ucranianos de ascendencia polaca atrapados por la guerra.

"Estamos realizando un gran esfuerzo que ilustra que nuestro Gobierno sí se ocupa de esta cuestión", dijo hoy el ministro de Exteriores polaco, Grzegorz Schetyna, en declaraciones a la cadena TVP.

La medida llega también después de que la primera ministra polaca, Ewa Kopacz, adelantase la semana pasada un plan para repatriar a los miles de polacos y sus descendientes deportados a Ucrania y Kazajistán durante la dictadura de Josef Stalin en la URSS.

El Ejecutivo podría destinar más siete millones de euros a este programa de repatriación que, como ha reconocido Kopacz, "no será un proceso fácil", ya que muchos de los descendientes de los polacos deportados en la década de 1930 han perdido contacto con la lengua polaca y necesitarán ayuda para encontrar trabajo en el país centroeuropeo.

FUENTE: EFE