COLOMBIA Internacionales -  25 de octubre 2015 - 18:12hs

Elecciones regionales en Colombia con la paz en el horizonte

Colombia elige este domingo a las autoridades regionales que implementarán un eventual acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla FARC, previsto para marzo próximo y que busca poner fin a medio siglo de conflicto interno.

"Espero que votemos en paz y que esta sea la última elección, la última, después de 50 años de guerra, en que tengamos que acudir a las urnas en medio de un conflicto armado", declaró el presidente Juan Manuel Santos, tras sufragar en la céntrica plaza de Bolívar en Bogotá.

Estos son los primeros comicios regionales desde el inicio, en noviembre de 2012, de las negociaciones del gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), la mayor y más antigua guerrilla del país.

Las partes, que ya establecieron como fecha límite para sellar un pacto definitivo el 23 de marzo, sostienen conversaciones en La Habana en medio de un alto al fuego unilateral decidido por las FARC y de una suspensión de los bombardeos ordenada por Santos.

Unos 34 millones de colombianos están convocados a designar, por cuatro años, a los gobernadores y diputados de los 32 departamentos del país, así como a los alcaldes y concejales de los 1.102 municipios y cientos de representantes de juntas locales.

Custodiadas por unos 400.000 efectivos de la fuerza pública, las 97.625 mesas de votación abrieron a las 08H00 locales (13H00 GMT) y cerrarán a las 16H00 (21H00 GMT). Según las autoridades, la abstención podría mantenerse en el rango histórico cercano al 50%.

La batalla por la Alcaldía de Bogotá, segundo cargo más importante del país después de la Presidencia, concentra la atención, en tanto la izquierda arriesga su bastión tras 12 años en el poder y varios escándalos de corrupción.

"Por favor, no se roben los impuestos que es lo que más nos molesta a nosotros. Ver que hacen obras, y quedan a la mitad, todo queda inconcluso, no terminan nada", dijo a la AFP la votante Elena Castro.

Según el analista Mauricio Vargas, en las elecciones locales los colombianos buscan "ejecutores" que resuelvan sus problemas cotidianos. En la capital, una urbe de ocho millones de habitantes, la movilidad y la seguridad son los principales retos.

El favorito a suceder al exguerrillero Gustavo Petro es el exalcalde Enrique Peñalosa, excandidato presidencial de centro-derecha, con varios puntos de ventaja sobre su más cercano contendiente, según los sondeos.

A continuación, en segundo o tercer lugar dependiendo de la encuesta, están el exministro del Partido Liberal Rafael Pardo, y la también excandidata presidencial Clara López, del izquierdista Polo Democrático.

Bastante más atrás aparece Francisco Santos, del Centro Democrático que lidera el expresidente y actual senador Alvaro Uribe, feroz opositor al proceso de paz.

Sin embargo, Uribe gana en su feudo, Medellín (noroeste), segunda ciudad del país, donde su candidato Juan Carlos Vélez encabeza las encuestas.

En Cali (oeste), tercera ciudad colombiana, el exvicepresidente Angelino Garzón lleva la ventaja, aunque con una diferencia muy ajustada ante el empresario Maurice Armitage.

Las autoridades celebraron la reducción de hechos de violencia en estos comicios regionales con respecto a los últimos de 2011. Según datos oficiales, las amenazas a candidatos cayeron 75%, los atentados terroristas 64% y los hechos violentos 47%.

Sin embargo, deploraron la muerte este domingo de un soldado en un ataque del Ejército de Liberación Nacional (ELN), segunda guerrilla activa, actualmente en diálogos preliminares de paz con el gobierno, en un caserío del departamento de Antioquia (noroeste) poco antes del inicio de la votación.

La violencia política electoral "hoy tiene características de un país en transición al posconflicto", señaló el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), al vincularla más al crimen organizado que a grupos armados ilegales relacionados con la lucha interna.

Pero el fraude y la compra de votos siguen siendo una preocupación.

En su último balance, la Policía informó que 115 personas fueron capturadas por irregularidades en el marco del proceso electoral y más de 1.695 millones de pesos (unos 580.000 dólares) fueron incautados por ser destinados presuntamente a influir en la votación.

FUENTE: AFP