El Salvador Internacionales -  31 de enero 2016 - 20:58hs

Familiares y amigos en velatorio del ex presidente Flores

Familiares y amigos acudieron el domingo a un complejo funerario de la capital para participar en el velatorio del ex presidente Francisco Flores, quien murió el sábado en el hospital donde permanecía ingresado tras sufrir un derrame cerebral y caer en coma.

Los allegados al ex mandatario llegaron hasta el Complejo Funerario Montelena, ubicado en la colonia Santa Elena, al suroeste de la capital, donde se restringió el paso.

El diputado del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arerna), el general Mauricio Ernesto Vargas, dijo a los periodistas en la entrada principal del Complejo Funerario que el evento "será privado". El lunes se realizará una misa de cuerpo presente en la basílica Nuestra Señora de Guadalupe y después sus restos serán cremados en Montelena.

Tras la muerte del ex presidente, familiares y diputados de Arena arremetieron contra quienes impulsaron el juicio para que respondiera por el desvío de la millonaria donación taiwanesa.

"Paco confió y se sometió voluntariamente a la justicia por su certeza que era inocente, por el contrario sufrió una terrible crisis en su salud provocada por un injusto ataque político que atropello sus derechos fundamentales", dijo su esposa Lourdes de Flores, al confirmar el deceso del ex mandatario.

Seguidamente, la viuda señaló que como ex presidente de la República a su esposo le corresponden de acuerdo con la ley los honores de Estado, "pero es el deseo de la familia realizar sus exequias fúnebres de la forma modesta que caracterizó a Paco en vida".

El diputado de Arena Ernesto Muyshondt, que los visitó todos los días en el hospital, criticó a quienes lo acusaron y reiteró que era inocente.

"A lo largo de los últimos años, él fue hostigado, vilipendiado, acusado por esta gente que le quiso hacer daño. Lamento que se nos haya ido antes que pudiera haber limpiado su nombre en vida y probado su inocencia", declaró.

Al comentar la decisión de la familia de renunciar a los honores como Jefe de Estado, Muyshondt dijo que "será por la forma en que fue tratado por este gobierno y el partido de gobierno que estuvo detrás de todo esto que le hicieron a él y todo el sufrimiento que le hicieron pasar a él y a su familia".

En un comunicado oficial, el gobierno salvadoreño expresó sus condolencias a la familia del ex mandatario y manifestó que respeta la decisión de realizar un funeral privado, y por tanto no rendirán los honores establecidos en la Ley de Ceremonial Diplomático de la República de El Salvador.

Flores fue trasladado de emergencia el domingo a un hospital privado donde fue operado para desbloquear la arteria obstruida y cayó en coma. Los especialistas le habían diagnosticado un daño cerebral irreversible. Tenía 56 años.

Flores, que gobernó el país de 1999 a 2004, se encontraba bajo arresto domiciliario a la espera de ser juzgado por el desvío de más de 15 millones de dólares donados por gobierno de Taiwán para ayudar a los damnificados de los terremotos del 2001, dinero que nunca llegó a manos de las víctimas.

Padecía de una trombosis en una de sus piernas y fue hospitalizado por primera vez el 30 de octubre de 2014. El 22 de diciembre de 2015 volvió a ser hospitalizado de urgencia por una hemorragia interna.

El ex presidente estaba a la espera de acudir a la vista pública para ser juzgado por los delitos de peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia a particulares.

El juez séptimo de Instrucción había ordenado que Flores también fuera juzgado por el delito de lavado de dinero, pero un tribunal superior anuló la acusación y revirtió la orden de detención provisional, por lo que regresó a su casa —donde era custodiado por la policía.

El tribunal dictaminó que 10 millones de dólares fueron a parar a las cuentas del partido Arena, que lo llevó a la presidencia, y el resto se desvió para beneficio del ex presidente.

La investigación en su contra se inició tras conocerse un informe sobre operaciones sospechosas en septiembre de 2013.