AFP

La llama, camélido de Los Andes, es célebre por su lana y su uso como animal de carga. Aunque su carne ha sido consumida durante mucho tiempo en zonas rurales de Bolivia, restaurantes en las ciudades recién la incorporan como plato bajo en grasas y rico en proteínas.