AFP

El cementerio chino de La Habana se llena de residentes y descendientes que honran a sus antepasados en el tradicional festival de Ching Ming, en el que las familias se reúnen para comer un banquete con cerdo y quemar billetes falsos.