AFP

Más de 50 muertos dejaron los choques entre el gobierno y los rebeldes en la ciudad de Alepo, con lo que el jueves se convirtió en la jornada más mortífera de la última semana.