AFP

La muerte de tres niños en el incendio de un basural que afectó a su casa pone de relieve el problema de la gestión de los residuos en Karachi, la capital económica de Pakistán, cuyas calles se han convertido en un gran cubo de basura.