AFP

Unas 50.000 personas tuvieron que abandonar sus casas en los estados brasileños de Pernambuco y Alagoas (nordeste) tras el temporal que este fin de semana dejó al menos seis muertos, según datos actualizados el martes por los gobiernos locales.