AFP

En una empobrecida barriada de Caracas, Gabriela Vega prepara de lunes a viernes el almuerzo para 85 niños. Para muchos será la única comida del día. Un paliativo ante la hiperinflación y la escasez que azotan Venezuela.