Se elevan a 46 las muertes por ataques terroristas en Burkina Faso. Foto/AFP

EFE

El Gobierno de Burkina Faso elevó hoy a 46 el número de muertos tras una serie de supuestos ataques terroristas cometidos recientemente en zonas próximas a Mali, según medios locales.

El portavoz del Ejecutivo burkinés, Remis Fulgance Dandjinou, actualizó la cifra de víctimas en un comunicado, aseguró que "se están tomando acciones judiciales" y calificó los hechos de "despreciables".

Publicidad

Estas declaraciones se producen después de que el pasado lunes el Gobierno decretara el estado de emergencia en siete provincias del norte del país (Haut-Bassin, Boucle du Mouhoun, Cascades, Centro-Este, Este, Norte y Sahel), tras una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros.

El presidente burkinés, Roch Marc Christian Kaboré, "también dio instrucciones sobre dispositivos de seguridad específicos en todo el territorio", agregó el portavoz.

Publicidad

El estado de emergencia se decretó después de que diez policías murieran y tres resultaran heridos en una emboscada tendida por hombres armados a finales de diciembre en la zona de Toeni, en el noroeste del país, cerca de la frontera con Mali.

Kaboré condenó ese "ataque cobarde y despreciable", que, aseguró, "no quedará sin castigo".

"Nuestra determinación de luchar contra todas las fuerzas oscuras que quieren socavar los esfuerzos de desarrollo de nuestro país y la construcción de un verdadero estado de derecho será impecable", afirmó el jefe del Estado.

El grupo extremista Jama'at nusrat al-Islam wal Muslimeen (JNIM), vinculado a la red Al Qaeda en el Sáhara, se atribuyó ese atentado, tras haber cometido otros ataques en Burkina Faso.

El pasado octubre, al menos seis policías murieron y cinco resultaron heridos en el norte de Burkina Faso cuando el convoy en el que viajaban fue blanco de un ataque yihadista.

La situación de seguridad en el país ha empeorado en los últimos tiempos y el pasado mes de marzo hubo un gran atentado contra la sede del Estado Mayor del Ejército burkinés y la embajada de Francia.

En mayo, Human Rights Watch (HRW) alertó del recrudecimiento de la violencia por el conflicto yihadista en Burkina Faso, al que el Estado, según esa organización de derechos humanos, responde con abuso de fuerza y ejecuciones extrajudiciales.

Burkina Faso es uno de los cinco países que componen el G5 del Sahel (Mali, Mauritania, Burkina Faso, Níger y Chad), grupo que combate el terrorismo yihadista en la región.

Publicidad

Publicidad