EFE

Veinte adolescentes sudafricanos, entre ellos algunos que ni siquiera habían volado nunca, se juntaron hace un año en un proyecto poco común: montar un avión. No solo lo consiguieron, sino que ahora usarán el aparato para cruzar África y animar a otros jóvenes a no renunciar a los sueños imposibles.