EFE

El acercamiento intercoreano ha permitido abrir por primera vez rutas senderistas en la zona desmilitarizada (DMZ) que divide ambos países, aunque el enfado mostrado por Pionyang tras la cumbre de Hanói plantea ahora dudas sobre el futuro del proyecto.