EFE

Un hombre armado, rojo sangre, camionetas que se asemejan a las de la Patrulla Fronteriza y una reja que bien podría ser una celda. Los recuerdos, deseos y sentimientos se hacen dibujo en manos de niños migrantes una vez se sienten por fin seguros en un albergue de Estados Unidos.