AFP

La espesura de la selva venezolana no le da calor, José Gregorio tiene frío. "Me duele el cuerpo, la cabeza, tengo fiebre", se queja este indígena. El diagnóstico: malaria, un mal erradicado hace años entre los yukpa, pero que volvió con la crisis, como en el resto de Venezuela.