AFP

Un nuevo capítulo del enigmático caso de Emanuela Orlandi, la hija de un funcionario del Vaticano que desapareció misteriosamente en 1983, se abrió el sábado con la inspección de dos osarios descubiertos en un sótano del Cementerio Teutónico de la Santa Sede.