AFP

Acompañados de cantos religiosos, seis ataúdes abiertos son transportados en procesión alrededor de la iglesia y el cementerio de Nieves. ¿A quiénes entierran? A nadie. Sus ocupantes, vivos, lanzan un desafío a la muerte, en una de las tradiciones más insólitas en España.