AFP

La tendencia a capturar animales silvestres para intentar domesticarlos copa a las autoridades ambientales en Colombia, el segundo país con mayor biodiversidad del mundo.

Publicidad