AFP

En Tailandia comenzó una carrera contrarreloj para rescatar a unos 60 tigres confiscados en 2016 a un templo que los utilizaba como atracción turística. Decenas de felinos procedentes de este lugar ya han muerto.