AFP

Cuando Veronica Merrill decidió que quería reducirse el estómago para perder peso encontró dos opciones: pagar 12.000 dólares en Estados Unidos o hacérsela en México por 4.000. Empacó su maleta y optó por la segunda.