AFP

Nuevos choques entre manifestantes independentistas y la policía estallaron la noche del miércoles en Barcelona, mientras el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, conminó a las autoridades de Cataluña a condenar "sin paliativos" la violencia.